Pelazo en Miami

PRIMERA PARTE: EL PELAZO EN SÍ

Nada me gustaría decir más que “servidora luce pelazo en Miami”, pero mis cuatro pelos finos y la humedad relativa del 90 por ciento me lo impide. Eso y la ruina en teñirme el pelo cada treinta días me tiene podrida tres meses después de llegar a esta ciudad.

Y podéis decir: “con la cantidad de problemas que hay en el mundo y ésta viene a hablar de una banalidad”. Pues es verdad, hay verdaderas tragedias todos los días pero como autoterapia de persona en proceso de adaptación tengo que bajar a la “microeconomía”, que dirían los especialistas.

Pasar de un clima secorro donde casi no te acuerdas que tienes pelo a semejante infierno es muy fuerte, a la par que traumático. Por si no fuera poco, día a día ves que tienes lo contrario a una flor en el culo cuando te planchas el pelo y, justo al poner el pie en la calle, jarrea y vas sin paraguas.

Y luego resulta que te encuentras conocidas por ahí que se pasean intactas con su pelazo y los 30 grados y te dices:

images

¿PERDONA?

¿Llevas puesto un Patrick Swayze a lo película Ghost moldeándote el pelo en lugar del fangazo?

ghost_films_from_1990_films_redonline.co.uk.jpg

¿Las miamenses tienen un trato de favor climático? 

¿Hay algo que tú no sepas? A día de hoy no estoy muy segura si tener pelo en Miami es luchar contra los elementos y en estos tres meses de experiencia solo se me ocurren estas pautas a seguir:

  • Se acabó el flequillo para siempre. Por dos motivos. El primero es que a la que salgas a la calle un poco aceleradilla, ese look tan juvenil se convertirá en una plancha sólida sobre tus cejas. El segundo: la pasta.
  • Si no tienes el pelo liso-tabla y tu pelo es ni chicha ni limoná tienes dos opciones. Te lo dejas a lo Pantoja y te embadurnas con espumas, geles y demás para dar el efecto ondas como buenamente puedas. Yo soy una negada y si no que se lo pregunten a mi Delia Sanz del alma (http://deliasanz.com). Que la pobre se ha roto los cuernos para enseñarme a usar la plancha y no podía creer lo que veía… Bueno, veía lo nunca visto en gente inútil peinándose: una persona haciéndose un nudo con los dos brazos.
  • Si quieres melena lisa cual japonesa: toma conciencia de que te churruscarás planchándote el pelo todos los días y que dará igual porque te caerá un chaparrón cuando menos te lo esperes.
  • Hay que mirar la app del tiempo siempre, aunque no te va a servir de nada.
  • Y como último recurso pensar en probar algo que he encontrado: “una herramienta innovadora que utiliza temperaturas bajo cero para sellar la cutícula capilar y dejar tu cabello con un aspecto hidratado y brillante, sin frizz y sin encrespamiento. Y lo más importante: ¡sin dañarlo!” y que es nada más y nada menos que ¡una plancha de pelo que se mete en el congelador! Flipante, I know.

plancha-pelo-congelador

El enlace: la plancha que se guarda en el congelador

  • En teoría, el invento podría servir para pelos ni chicha ni limoná y melenas rizadas porque prometen que matan el frizz: “esta plancha sirve para controlar el frizz, pero no acaba con la forma normal de tu cabello, por lo que si este es ondulado, te dejará una onda más pulida, pero no una melena lisa. Aún así, ¿no te mueres por probarla? ¡Nosotras sí!”. Morirme por probarla, a este nivel de desesperación, casi sí.

SEGUNDA PARTE: IR A LA PELUQUERÍA

Hay que decir que yo estaba en primera división en Madrid con mi amiga Delia. Y ahora ando llorando por los rincones y a punto de empaparme de todo tutorial que caiga en mis manos o de ir a Madrid cada mes. Cosa que no puedo hacer, obviamente.

  • Cómo cortarte el flequillo a ti misma sin que parezca la carretera de la Arrabassada, la de Navacerrada, o la de Despeñaperros.

BFflSmoCIAA82_Y.jpg

Socorrista Nube Tóxica.jpg

Dispuesta a todo antes de seguir dejándome el sueldo en la peluquería. Con unos extraños. Sin mi Cuore. Y sin soltar carcajadas leyendo el Cuore como si estuviera en mi casa.

Que te cobran como si estuvieran en primera división porque los dueños de los salones son los que se llevan la pasta y, por lo que parece, los peluqueros y peluqueras cobra salario base+propinas y pagan alquiler por trabajar.

No quiero ni pensar en el momento en que tenga que hacerme unas mechas. Y, por cierto, mis cejas llevan tres meses hechas un cristo. Entre la presbicia y la pereza de buscar y ponerme en manos de desconocidos, mañana busco un tutorial y me cambio las gafas.

4 comentarios en “Pelazo en Miami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s