Guía de supervivencia emocional

Tenía yo un compañero en la oficina que a la primera oportunidad se lanzaba a tararear un estribillo que a mi me sonaba lejanamente. Decía la cancioncilla que cantaba Mercedes Sosa: “cambia, todo cambia”.

Era una empresa donde la “gestión del cambio” salía en cada proyecto que se desarrollaba. En esos tiempos andaba rodeada de compañer@s coaches que se pasaban el día trajinando con cambios de roles en profesionales, cambios en modelos de negocio, cambios y más cambios. Aprendí mucho y ahora algo de los cambios en mi propia piel. Básicamente porque estoy viviendo uno y gordo: kilómetro cero de una vida.

Cierras la parada en tu mercado de siempre, te toca abrir la persiana en otro sitio. Ponte a buscar a los proveedores y a ganarte clientes nuevos.

Y ¿cómo sobrevivir a esto? He descubierto que ya hay oferta de “coaching para expatriados” y doy fe que el coaching en general tiene herramientas muy potentes para ayudarte a ver lo que tienes delante de las narices pero que, por ene motivos, está más que borroso.

Suicidio-El_20grito-Munch.jpg

Pero por si no tienes la suerte de tener amig@s expertos en coaching (a quienes envías un “help” por whatsapp de vez en cuando), aquí dejo 7 tácticas de mi cosecha para no acabar como el socorrido cuadro de Munch. Sé que en algún momento tendré que buscarme otra obra, pero de momento, sigo tirando de El Grito que tan bien refleja mis momentos locura.

1. ORGANIZACIÓN E ILUSIÓN. He hecho un Bullet Journal. Como buena loca de las libretas, molesquines, bolígrafos de colores, papelitos y todo artilugio que implique escribir a mano,  decidí que el Google Calendar es un coñazo-aburrido para planificar y que me apetecía pintarrajear. Así que me fui a mi tercer lugar favorito en el mundo: una papelería.

bullet

La ilusión está dibujada en cada página porque se estrena una libreta y un proyecto. Voy pintando los calendarios mes a mes porque mis amig@s coaches aconsejan planificar con pequeñas acciones para asegurar que las consigues.

Por si no conocéis la técnica aquí va un enlace que la explica: Bullet journal. Es todo un arte, así que en Pinterest e Instagram hay un montón de ejemplos. Y juro que relaja.

En el mío he dibujado los objetivos, tareas, lista de deseos, libros de mi lista “no me da la vida para leer todo esto”, series por ver, he pegado fotos de lo que estoy haciendo, las entradas de conciertos y escrito todo aquello que quiera recordar.

2. LEER, MENOS DE LO QUE ME GUSTARÍA, PERO LEER. Entre mis manos desde hace demasiado tiempo: Tú no eres como otras madres de Angelika Schrobosdorff. Un regalazo con mucho criterio que me hicieron de despedida de Madrid.  Una joya de casi 600 páginas y que en estos meses convulsos acabo de finiquitar con gran pena. Acabar un libro es un pérdida y hay que hacer el duelo correspondiente.

libro

3. PASAR A LA ACCIÓN EN CUESTIONES LINGÜÍSTICAS. Apuntarme a un curso de inglés. Sí, sabemos cómo es Miami, pero Miami está en USA y en USA se habla inglés y yo no voy a ser menos. Así que matriculada en Miami Dade College, ahí estoy de lunes a jueves por la mañana en clases de gramática, sentada en una clase, haciendo mi homework por la tarde y aprendiendo una “jartá”. Y el viernes voy a cuatro horas de intenso debate. El profesor se llama Napoleón. Hablamos de todo (como buenamente podemos) menos de lo que se debería en una clase de “beginners”.

sign_english

Como las cabras tiran al monte, hemos creado un mini-grupo de españoles por el mundo que nos llevamos genial y nos lo pasamos bomba. Estas cosas te dan vidilla y mantienen tu cabeza ocupada.

Por cierto, Miami Dade College es universidad y tiene oferta de formación continua. El curso intensivo de inglés es de las raras cosas baratas que existen en esta ciudad.

4. AUTOTERAPIA. Escribir este blog y hacer muchas fotos. El blog me está sirviendo para hacer mi propia autoterapia y darme cuenta de que descubro muchas cosas en este proceso. Y me divierto mucho. Seguro que cuando sea viejita me encantará releer las aventurillas.

Las fotos están en la cuenta de Instagram: https://www.instagram.com/madridmiami/

También son autoterapia porque son lugares nuevos, puntos en los que he fijado la mirada y momentos que he disfrutado.

5. MANTENER EL LATIDO CON MI GENTE. El Whatsapp echa humo, sobre todo a las 6:30 am que aparecen quinientos puntitos rojos que, por supuesto, veo borrosos a esa horas. A veces parece que no me he movido de Madrid hablando de las cosas que pasan por allí, contando lo que me pasa por aquí, metida en mis grupos de siempre.

chicas

La amistad es de las mejores experiencias. Las amigas curan y, aunque ahora no pueda reírme del mundo en una cafetería, en la puerta del colegio, por la calle, en un concierto, etc., las conversaciones a distancia son lo mismo de siempre y las tengo aquí al lado.

¡Viva la amistad!

6. CONOCER A GENTE NUEVA. Tampoco hay que perder de vista que ahora vives en otro lugar, que no puedes vivir la vida de muchos kilómetros de distancia, y que tiene que tunearte en función del entorno. Esto quiere decir que hay que empezar a hacer agenda social e invertir tiempo en conocer gente nueva.

Facebook diría que estás en tropocientas nuevas relaciones. De todas ellas, quién sabe si habrá alguna nueva amiga en un futuro.

7. BUSCAR CURRO Y HACER LA INMERSIÓN TOTAL. Fácil decirlo cuando estás en otro país y no dominas su idioma principal aunque estés in progress. Pero que no cunda el pánico. Cuando ya estés más o menos equilibrada mentalmente, es decir cuando:

zona-de-confort-seduccion.jpg

  • Ya te pelees menos con los de Internet porque han conseguido entender que no pueden marearte con la factura mensualmente.
  • Cuando los niños están más o menos tranquilos en el cole.
  • Cuando ya no lloras delante de todas las estanterías del supermercado.
  • Cuando ya te mueves por algunas zonas sin el GPS.
  • Cuando empiezas a salir de las conversaciones infantiles/juveniles y hablas también con gente de tu edad.
  • Cuando te despiertas por la mañana y hace calorcillo.
  • Cuando empiezas a recibir whatsapps de gente nueva.
  • Cuando sigues recibiendo whatsapps de tu gente.
  • Cuando empiezas a hacer descubrimiento nivel avanzado de Miami.
  • Cuando eres capaz de explicarle a alguien que llega nuevo a vivir aquí, qué puede hacer para sobrevivir mejor.

Ese es el momento en el que tu cuerpo y mente hacen un click y te das cuenta de que las cosas ya han cambiado. Tomas conciencia del cambio y eres capaz de coger el remo y lanzarte a la barca a remar como una loca.

Y es probable que llegue el ánimo, las ganas y la ilusión de volver a empezar también en lo profesional.

A todo esto le llaman activar la resilencia (link), salir de la zona de confort (link), o si quieres llámalo Dolores, o llámalo Lola. 

Yo lo llamo nueva oportunidad que voy a aprovechar.

11 comentarios en “Guía de supervivencia emocional

  1. Ay Neus, ya te lo dije. Todo pasa. Y mira a Luca, tiene un amigazo y habla un tremendo inglés.
    Mañana me voy a Madrid, a la
    vuelta nos vemos.
    Me encantó tu post. Ya te noto más a gusto en la Ciudad del Sol.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s