Después de ti, Mon

IMG_5824

Se llama Norma Montserrat Bustamante Laferte, nombre que transformó acertadamente en Mon Laferte.

De apariencia cristalina, inocente, coqueta. Dibujada de tatuajes y  mezclada rigurosamente con poder, presencia, coherencia y la verdad arrolladora de una voz que se supera exponencialmente cuando te encuentras con ella.

Anoche se estrenó en Miami. Quién me hubiera dicho que esta ciudad nos iba a regalar esta joya en directo. Aunque ciertamente Miami sorprende porque esconde tesoros que, con un poco de atención, logras desenterrar.

Tuvimos la suerte de disfrutarla gracias a la gira con Juanes, Amarte Tour, que juntos y un poco revueltos están paseando por Estados Unidos.

img_5784.jpg

Dos artistas con garantía perenne que, como dice Mon en su tema Antes de ti, no pueden mentir con sus miradas ni con sus trabajos. Ni querrían, ni podrían aunque quisieran; demasiada veracidad.

tXSOSN%xTEqV9yZglnuHuA

Juanes decidió irse a Marte montado en su último disco. Una historia hilada de canciones reflexionadas sin necesidad de demostrar porque ya lo ha hecho en su viaje por el universo completo.

Miami no es una ciudad previsiblemente acogedora. Es paradójico, pero precisamente por ser una coctelera gigante llena de licores desordenados, a veces la mezcla es casi imposible.

Justamente por eso, Mon Laferte salió a un escenario delante de un reto. Se encontraba a la vez con sus fans coreando todos sus temas, que cohabitaban con aquellos que habían ido al American Airlines Arena a ver a su vecino Juanes. 

La chilena que parece de otra época y que, con trece años, tuvo las narices de decidir que iba a dedicarse a la música, flirteó con esa misma firmeza y nos rendimos sin más.

img_58141.jpg

Bromeó con nosotros, se tomó su copa de vino, nos habló de besos, nos hizo cantar recorriendo historias de mujeres poderosas, nos obligó a levantarnos de las sillas a bailar y nos llevó a su terreno ahogando la timidez de los primeros segundos del concierto.

 

Los dos nos amarraron anoche y nos dejamos amarrar sin oponer resistencia. Porque la autenticidad no engaña a nadie y te atrapa sin más. Y el día después, a disfrutar de los efectos colaterales.

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Después de ti, Mon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s